Regresar

RECOCIDO

El recocido tiene como finalidad suprimir algunos efectos nocivos del procesamiento en la estructura del material y producir una estructura más favorable para continuar con el procesado del mismo (maquinado, deformación en frío, temple y revenido, entre otros).

¿Cuándo aplicar un recocido?

Cuando se requiere restaurar las propiedades originales del acero. Constituye una etapa intermedia en el procesamiento (después de la fusión-solidificación, deformación plástica (rolado o forjado), soldado, tratamiento térmico anterior). Asimismo, permite eliminar o reducir los esfuerzos internos en las piezas, disminuir las heterogeneidades de composición química y microestructura, obtener una respuesta homogénea durante el endurecimiento de la pieza, facilitar el maquinado.

“El objetivo de un tratamiento térmico es alcanzar la dureza requerida en cada etapa del procesamiento de la pieza”